El Estado alemán se queda con un gran porcentaje de Lufthansa

“El WSF notificó a Lufthansa que aprobó un paquete de medidas para ayudar a la compañía. El Consejo de Administración también lo apoya. El paquete garantiza medidas de estabilización y créditos de hasta 9.000 millones de euros”, dice la nota de prensa.

El texto indica que el fondo controlará el 20 por ciento del capital de la empresa después de la emisión adicional de acciones de Deutsche Lufthansa AG. A través de ese mecanismo la compañía recibirá 300 millones de euros.

La participación del WFS puede aumentar hasta el 25 por ciento si cambia el accionista mayoritario de Deutsche Lufthansa AG o en caso del impago al fondo, lo que no ocurriría antes del año 2024.

“Si la participación silenciosa (del fondo) se compensa y se garantiza el precio mínimo de 2,56 euros por acción más el 12 por ciento anual, el WSF planea vender toda su porción por precio de mercado para el 31 de diciembre de 2023”, dice el documento.

Otro mecanismo de apoyo supone un préstamo sindicado de 3.000 millones de euros por tres años.

La parte principal de la ayuda, 5.700 millones de euros, se concederá a Lufthansa en cambio de la participación silenciosa del WSF, es decir el fondo no participará en la toma de decisiones.

El WSF no tendrá el derecho de voto en las reuniones de accionistas anuales, excepto en caso de cambio del propietario.

El sector de aviación comercial resultó uno de los más afectados por la crisis de covid-19.

Al igual que muchas otras aerolíneas, Lufthansa suspendió buena parte de sus vuelos debido a la caída de la demanda y el cierre de fronteras decretado por varios países para contener la propagación del coronavirus.

En abril la compañía anunció el cierre de su filial Germanwings, aerolínea de bajo coste, y la reducción de sus propias flotas en las ciudades de Fráncfort del Meno y Múnich en el marco del primer paquete de medidas de reestructuración para superar la crisis. En abril la compañía anunció el cierre de su filial Germanwings, aerolínea de bajo coste, y la reducción de sus propias flotas en las ciudades de Fráncfort del Meno y Múnich en el marco del primer paquete de medidas de reestructuración para superar la crisis. 

Fuente Tiempo Argentino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *