“Si no vuelvo, no le perdones nada a la Armada, hacelos mierda”

Esas fueron las últimas palabras del cocinero del Ara San Juan a su esposa antes de partir en su último viaje.

Desde que se perdió contacto con el submarino, hasta la fecha, ni el presidente Mauricio Macri, ni el ministro de defensa Óscar Aguad dieron respuesta a los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino. La causa que investiga el siniestro está paralizada y hay varias hipótesis que no deben ser descartadas.

Se trata de Ricardo Gabriel Alfaro, tripulante del Ara San Juan, de 37 años de edad. El 25 de octubre, antes de partir, le dijo a su esposa, Andrea Mereles, que el submarino no se encontraba en buenas condiciones.

“Me olvidé de decirte que te amaba mucho, y te pido perdón si alguna vez te hice daño. Nos vemos los primeros días de diciembre. Y si no vuelvo, hacelos mierda. Si algún día yo no estoy, ya sabés, no les perdones nada“.

“Me decía: ‘El ARA está cada vez peor. No sé cómo quieren navegar así’. Pasaba de todo: cortes de luz, principios de incendio, fallas en las válvulas…”, relató Mereles a la periodista Vanesa Miyar, que este domingo dio a conocer el testimonio en el diario de Río Negro. Y dijo que su esposo vivía con miedo.

“Siempre tenemos novedades, problemas’, me decía Gaby después de cada navegación”, recordó la mujer, y amplió con otra frase de su pareja: “‘El ARA está cada vez peor. No sé cómo quieren navegar con el submarino así… Nosotros no valemos nada para la Armada. Somos chanchitos de la india para ellos…”.

Andrea Mereles es una de las tantas esposas que espera a ser citada para declarar en la causa que investiga el hundimiento del submarino. Lo importante es que puede aportar documentación fotográfica y audiovisual para la causa, con lo que comprobaría las palabras de su esposo.

Entre el material hay un video que Alfaro filmó con su celular a bordo del submarino, durante una navegación que realizó en el año 2016. También fotos que fueron tomadas a bordo de la nave. Se muestran las curaciones a las que tuvo que ser sometido uno de los tripulantes que, junto a otro submarinista, sufrió lesiones cuando “saltó una válvula”. “Uno será citado a declarar. El otro es uno de los 44″, manifestó Andrea.

Mereles ya notificó a la jueza a cargo de la causa, Marta Yáñez, pero aún no fue llamada a declarar. En otro pasaje de la entrevista afirmó que su pareja le notificó que “los siguió un submarino inglés”. “Contó que habían visto a un barco ‘hacer cosas ilegales (él no me precisó qué)’ y tras esto se comunicaron con la base de Malvinas, y apareció ese submarino que los persiguió”. “Por eso a veces pienso que pasó algo más fuerte”, lamentó.

Hubo indicios que hacen pensar en que Alfaro sabía del riesgo que corría. “Ahora lo veo. Me firmó un poder para que pudiera tramitar una casa que estábamos pagando. Pasó el seguro, que estaba a nombre de su padre, a mi nombre. Y el día que tenía que embarcarse, no se quería ir”, recordó, antes de repasar los últimos movimientos de su marido, que a la luz de lo que después ocurrió toman nuevos sentidos. También le dejó las pruebas y papeles ordenados sobre el submarino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.