Revisionismo Histórico Constitucional

El 27 de abril de 1956 la Dictadura militar al mando del General Aramburu derogaba y mandaba al olvido la Constitución de 1949. ¿Qué tiene que ver eso con la economía? Muchísimo, pues esa Constitución le daba un rol fundamental al Estado en la vida económica del país.

Para su desarrollo y bienestar social.
Como les decía en el párrafo anterior, el texto es bastante desconocido, está borrado de la historia. Mucha gente no sabe de su existencia. Les propongo que veamos los puntos centrales, en lo que tiene que ver con el rol económico del Estado y los habitantes de la Nación para entender por qué la Constitución de 1949 fue proscripta junto con el peronismo en 1956, pero la primera, nunca dejo de estar en el olvido.

El texto arranca con la proclamación de una Nación Justa, Libre y Soberana en el preámbulo. La frase puede ser sólo declamativa si no fuera por el resto de lo escrito.

Esa Constitución se inscribe dentro del denominado “Constitucionalismo social” porque declara derechos de segunda generación, es decir derechos sociales.

El texto tiene un capítulo completo para éstos derechos. El capítulo III llevaba el título de “Derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la educación y la cultura”.

El artículo 37 decía:

“Art. 37. — Decláranse los siguientes derechos especiales:

— DEL TRABAJADOR— Derecho de trabajar. – El trabajo es el medio indispensable para satisfacer las necesidades espirituales y materiales del individuo y de la comunidad, la causa de todas las conquistas de la civilización y el fundamento de la prosperidad general; de ahí que el derecho de trabajar debe ser protegido por la sociedad, considerándolo con la dignidad que merece y proveyendo ocupación a quien la necesite.— Derecho a una retribución justa. – Siendo la riqueza, la renta y el interés del capital frutos exclusivos del trabajo humano, la comunidad debe organizar y reactivar las fuentes de producción en forma de posibilitar y garantizar al trabajador una retribución moral y material que satisfaga sus necesidades vitales y sea compensatoria del rendimiento obtenido y del esfuerzo realizado. (…)”

Además, se estipulaban otros derechos para el trabajador, como:

Derecho a capacitación -aprender y perfeccionarse-Derecho a condiciones dignas de trabajoDerecho a la preservación de la saludDerecho al bienestarDerecho a la seguridad socialDerecho a la protección de su familiaDerecho al mejoramiento económicoDerecho a la defensa de los interese profesionales

Sumado a eso los derechos a la ancianidad, a la educación y a la cultura. Estaba garantizado el derecho a la seguridad social y en el ámbito de la educación se proclamaba la autonomía universitaria, entre otras cosas.

Ahora bien, desde el punto de vista del rol del Estado en la economía, lo más importante de la Constitución de 1949 estaba en el capítulo siguiente “Capítulo IV. La función social de la propiedad, el capital y la actividad económica”.

“Art. 38. — La propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia, estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común.

Art. 39. — El capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social. Sus diversas formas de explotación no pueden contrariar los fines de beneficio común del pueblo argentino.

Art. 40. —La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social. El Estado, mediante una ley, podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad, en salvaguardia de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constitución. Salvo la importación y exportación, que estarán a cargo del Estado de acuerdo con las limitaciones y el régimen que se determine por ley, toda actividad económica se organizará conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto dominar los mercados nacionales, eliminar la competencia o aumentar usurariamente los beneficios.

Los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, son propiedades imprescriptibles e inalienables de la Nación, con la correspondiente participación en su producto, que se convendrá con las provincias.

Los servicios públicos pertenecen originariamente al Estado, y bajo ningún concepto podrán ser enajenados o concedidos para su explotación. Los que se hallaren en poder de particulares serán transferidos al Estado, mediante compra o expropiación con indemnización previa, cuando una ley nacional lo determine.

El precio por la expropiación de empresas concesionarias de servicios públicos será el del costo de origen de los bienes afectados a la explotación, menos las sumas que se hubieren amortizado durante el lapso cumplido desde el otorgamiento de la concesión, y los excedentes sobre una ganancia razonable, que serán considerados también como reintegración del capital invertido.”

Les copie los tres artículos completos porque no tienen desperdicio. El rol del Estado es central en la economía para velar por los intereses sociales. Nada de libre mercado, nada de capital sobre trabajo. El Estado regula, el Estado puede expropiar, el Estado es dueño.

¿Entendés porque la derogaron e hicieron todo lo posible porque la olvidáramos?

Los que derrocaron a Perón defendían los intereses de esos pocos que son dueños y que no quieren que la propiedad tenga un bien social. Y si, la economía solo se trata de intereses.

La Constitución del ´49 ponía a los intereses de la mayoría por sobre los de las minorías acaudaladas. Decía que el trabajo es el que genera riqueza y por tanto debe pagárselo de manera justa, pero además, debe ser garantizado por el Estado, porque todos los individuos que habiten este suelo tienen derecho a trabajar.

Que distancia que hay a 1949 cuando miramos la política llevada adelante por el actual Gobierno que, en lugar de garantizar el derecho de los ciudadanos a trabajar, va dejando cada vez más desocupados. Sumado a que preferiría que no hubiera discusión de salarios. En los hechos, es lo que está haciendo con la paritaria nacional docente. Un Gobierno que plantea que podría reprivatizar empresas del Estado que fueron estatizadas en la gestión anterior y que pone los recursos de Vaca Muerta como garantía a la hora de tomar deuda externa.

Tiene sentido que una Constitución que declara derechos sociales y que le pone un freno a la voracidad del capital con el estado como garante de las mayorías haya sido menospreciada y tirada al olvido por los grandes poderes económicos, mediáticos y políticos.

Resulta que para el establishment la Constitución del ´49 es populista y está mal ser populista. El termino en determinados lugares y viniendo de determinadas personas es despectivo. Lo cierto es que populista viene de pueblo, de popular. Lo popular es aquellos de las mayorías y las mayorías son trabajadoras. Si ser populista es defender los intereses de los trabajadores, reconocerse como uno de ellos y estar en la misma vereda. Me declaro populista.

Uno de los problemas que tiene la Argentina es que su gran cantidad de clase media no se reconoce trabajadora, aunque lo es. Todo aquel que tiene que trabajar para vivir lo es. Lo notamos cuando tenemos gobiernos como el actual, que defienden intereses minoritarios. Porque si miramos las políticas implementadas por éste gobierno veremos que los únicos beneficiados son el 1% más rico de la población.

Hace un tiempo había una novela para adolescentes donde estaban las divinas y las populares. Todas querían ser divinas. ¿Saben una cosa? La mayoría somos populares.

Miremos un poquito la historia, para atrás y para los costados (América Latina), entonces vamos a notar que a las mayorías les fue bien sólo con los gobiernos a los que la derecha denomina populistas.

Rafael zayas

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.