Las conexiones políticas del intento de magnicidio

La vicepresidenta anunció a través de Twitter que instruyó a sus abogados para que presenten la recusación. Le reprocha a la magistrada que ni siquiera citó a declarar al diputado del PRO, a quien un testigo dijo haberlo escuchado decir «cuando la maten yo estoy camino a la costa» apenas dos días antes del intento de asesinato en Recoleta.

 (Fuente: NA)
. Imagen: NA

La vicepresidenta Cristina Kirchner anunció que instruyó a sus abogados para que recusen a la jueza María Eugenia Capuchetti, quien lleva la causa por el intento de asesinato en su contra. Le reprocha no haber indagado en los vínculos políticos del atacante y puntualmente en la figura del diputado del PRO Gerardo Milman.

A través de su cuenta de Twitter, CFK acompañó el anuncio de la recusación con un video que recuerda que un testigo clave dijo ante Capuchetti que Milman ya sabía del intento de magnicidio dos dias antes de que ocurriera. A pesar de eso, el diputado no fue hasta el momento citado a declarar.

«Cuando la maten yo estoy camino a la costa», afirmó el testigo que le escuchó decir al diputado del PRO y exsecretario de Seguridad Interior. Ese diálogo ocurrió entre Milman y dos asesoras en el bar Casablanca, cerca del Congreso. Según se pudo saber, al día siguiente el legislador viajó efectivamente a la Costa Atlántica y dos días después se produjo el intento de asesinato contra Cristina Kirchner.

En el video que compartió la vicepresidenta se apunta también a una de las mujeres que compartió esa charla en el bar Casablanca. Se trata de Carolina Gómez Mónaco, exdirectora de la Escuela de Inteligencia Criminal. En un emprendimiento tiene como socia a María Mroue, panelista del programa de CrónicaTV en el que aparecieron Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte semanas antes del atentado.

Además, se recuerda que Milman redactó el 18 de agosto, 13 días antes del intento de magnicidio, un proyecto de declaración que alertaba sobre la posibilidad de que un «iluminado» atentara contra la figura de CFK. Uno de los cofirmantes de ese proyecto fue el diputado neuquino Francisco Sánchez, que días antes había pedido públicamente la pena de muerte para la vicepresidenta.

«Sin Cristina, hay peronismo. Sin peronismo, sigue habiendo Argentina«, cierra de forma amenazante el proyecto presentado por Milman.

«Capuchetti paralizó y boicoteó la investigación»

Pese a todas esas coincidencias, la jueza Capuchetti por el momento desistió de citar a declarar a Milman. Solo fueron convocadas las dos mujeres que concurrieron a esa reunión en el bar Casablanca, quienes tras ver las imágenes de las cámaras confirmaron que el encuentro ocurrió pero intentaron minimizar los dichos del legislador.

El video que compartió Cristina Kirchner afirma que «cuando aparecieron las primeras pruebas que involucran a la política con el ataque, la jueza Capuchetti paralizó y boicoteó la investigación».

Otra de las líneas bajo investigación en la que no abundó la magistrada es el vínculo de la organización de ultraderecha Revolución Federal con el intento de magnicidio y el financiamiento a esa agrupación de parte de Caputo Hermanos, la firma de la familia de Luis «Toto» Caputo, exministro de Finanzas de Mauricio Macri. El juez Marcelo Martínez de Giorgi impulsó finalmente la investigación para conectar la causa del atentado.

«Es evidente que el partido judicial no quiere a Cristina como víctima, la quiere presa o muerta», concluye el video que compartió la vicepresidenta.

Ubeira: «No vamos a dejar que esto quede impune»

Luego de la publicación de Cristina Kirchner en Twitter, su abogado José Manuel Ubeira explicó los motivos de la recusación. “Lo mínimo que pedíamos era el secuestro de los teléfonos de las acompañantes de Milman para conocer si había alguna vinculación con el hecho», afirmó.

“Nosotros con gran prudencia ya habiamos planteado el tema de Milman para investigar», dijo Ubeira en diálogo con Radio10 y aseguró: «Lejos de querer esclarecer lo que sucedió, se esta haciendo todo lo contrario, pero no vamos a dejar que esto quede impune».

En este sentido, señaló que la jueza «dejó ir» a las colaboradoras de Milman sin profundizar cuando las indagó en el marco de la causa y «no se investigó los teléfonos». «Las dejaron ir y esa prueba se perdió y es irrecuperable», señaló.

Por otra parte, Ubeira se refirió a la causa paralela que se sigue en torno al grupo Revolución Federal, que realizó amenazas y manifestaciones contra funcionarios del Frente de Todos (FdT). «A (el líder de Revolución Federal, Jonathan) Morel con un certificado de salud y una SUBE lo dejaron en la calle, la verdad es que es escandaloso, lo hacen los propios jueces», sostuvo sobre la excarcelación del joven.

Fuente: Pagina12