LARRETA 2023

 “Esta vez Ramona crónicó su propia muerte. en las paginas de la desidia, de la ignominia de la clase gobernante están la suerte de las Ramonas  que fueron y de las vendrán ” 

Murió Ramona… no murió en cualquier lugar, ella vivía donde no llega el agua, ni entran las ambulancias, ni circulan los colectivos. Es muy difícil que las personas que allí habitan viajen en avión hacia algún lugar. Solo entra “el paco” para ordenarlo todo y coronar con “la muerte joven” el destino de desigualdad

La villa 31 es el punto álgido en la zona más rica de República Argentina. Uno de los pocos barrios que resistió la relocalización hacia algún subterfugio olvidado, evitando pergeñar un negoción inmobiliario tan propio de Larreta.

Murió ramona y muchos como ella están enfermos o sufriendo. No murió en cualquier momento sino en el instante justo que en CABA; se decide abrir mas actividades comerciales, mientras es la zona más peligrosamente afectada por casos en los barrios populares. Larreta lo hace gestionando“la cautela” según sus estrategias de maquillaje con el que agiorna el mundo feliz, para el señor vecino de la ciudad de Buenos Aires. Esto se llama “darwinismo social “soslayado en la política pública. Una suerte de limpieza pseudoevolutiva deja librado a los factores naturales, la vida de ancianos, pobres y presos, escondiendo la aberrante desigualdad. Los indicadores muestran el aumento de los casos de contagio en sectores de alta vulnerabilidad y aun así, es la zona donde se decide abrir más actividades. No es más ni menos la muestra clara que están yendo donde quieren y saben como hacerlo.

Han dado sobradas muestras de su capacidad para construir consenso, aunque aumenten las hambrunas y el desempleo y en este caso las muertes.

El aumento de los decesos en las barriadas no es solo,por un virus patudo que viaja en gotículas siniestras, para seleccionar a los más débiles para que sobrevivan los mejores. Es una pandemia que se monta sobre estructura deshumanizada y terriblemente desigual en la que ya vivimos.

Murió ramona, en medio del profundo miedo, con la voz resquebrajada señaló con nombre y apellido a los responsables.  La paradoja siniestra en la que se encontró al borde de la muerte fue expresada en la frase “nos dicen que nos lavemos las manos y no tenemos agua.

Llegamos al punto de inflexión. Hasta aquí estuvo bien mostrar en “la foto” más importante, la presencia del jefe de gobierno junto al presidente y el gobernador Axel kiciclof.  La situación de emergencia ameritaba la necesidad de dar un mensaje claro de unidad,que contuviera la crisis y canalizara la incertidumbre para organizar el sistema de salud desmantelado por la gestión macrista.

Ahora llegó la hora de mostrar la diferencia. La presencia amigable del jefe de gobierno porteño junto al presidente, se va a constituir a no muy largo plazo en la plataforma política de su lanzamiento,en vista a las elecciones del 2023. Utilizando un término actual, va a “sanitizar” su imagen borrando la huella que recuerde que es capaz de convertir al hospital de clínicas en un negocio inmobiliario, empujar a la desesperación al Doctor Favaloro y reprimir a los trabajadores del Borda entre otras tantísimas acciones que ponen de manifiesto,el valor que la salud de la población tiene para Larreta.

La puesta en escena junto a Larreta contribuyó hasta cierto punto al consenso creciente,que adquirió la figura de Alberto Fernández como dialoguista y conciliador, capaz de sobreponerse a la grieta para salvar vidas.
No hay descuidarse, Larreta invirtió y arriesgó al poner en juego su imagen frente a otros actores de su partido. Esto va a redundar en un mejor posicionamiento, en vista a las elecciones 2023. Tiene más claro que nadie, el concepto de retorno de la inversión, ellos saben que un candidato se construye paso a paso.
Llego la hora de mostrar la diferencia, porque la historia reciente nos da muestra constante de nuestra incapacidad para comunicar políticamente y en esta redada de sentido podemos perder una vez más, la narrativa apropiada. Para los que defendemos el proyecto nacional, inclusivo y más justo me duele notar que adolecemos de la soberbia del bondadoso.
Descreemos de los artilugios del poder con la que debemos hacernos en la lucha por el campo de sentido.

“(…) una batalla cultural sistemática para construir paulatinamente un sentido común en detrimento del Estado de Bienestar, de los derechos sociales adquiridos, de la política más vibrante y del denominado “populismo” concebido ante todo de manera peyorativa. Para ello, las elites de poder se han valido de los medios masivos de comunicación, del uso de las redes sociales, del “timbreo”, de la supuesta cercanía con los vecinos, de un discurso nuevo y diferente relacionado al cambio, a la alegría, a lanzarnos a un nuevo mundo posible y factible, de reinserción en el mundo, entre otras estrategias simbólicas, pero con efectos reales en la conciencia de los ciudadanos.”(García delgado 2018 ,19)

La soberbia del bondadoso nos hace creer que, por ampliar los beneficios sociales, alimentar a los más desprotegidos y enfermos, así como alentar a los que fabrican barbijos, respiradores y tests va a traducirse en adhesión automáticaa un proyecto inclusivo. Sentimos que “dejamos todo en la cancha”, no hay quien haga territorio como nosotros, vamos a asistir a nuestros hermanos poniéndonos en riesgo, para cuidar a los que necesitan y van ellos, arman un call center de trolls y nos ganan el partido en el último minuto. Que es algo así, como que se armaron un “partido y ganaron las elecciones”.

La pandemia va a traer consecuencias, no pareciera que fueran del todo positivas. Nos invita a ponemos a trabajar ya mismo en la narrativa. Comunicar claramente que si estamos sobreviviendo es por el rol del Estado que se puso las pilas. Se avizora a no muy largo plazo, áreas devastadas, trabajadores Globos y un fenómeno creciente de retirada del cuerpo en la lucha política, por cuestiones higienistas de protección ante el coronavirus que nos confina necesariamente y porque se va a imponer el uso de las redes y la comunicación por plataformas virtuales más que antes.

Una sociedad hiper vigilada donde se nos controlan los hábitos de consumo y la temperatura para recolectar datos que hagan caer en sus redes de poder, a los ciudadanos más amenazados y desprevenidos que antes. El desafío es hoy…murió Ramona y nos deja de manifiesto que, por ella, por nosotros no debemos pecar con la soberbia del bondadoso, en este mundo no se pierde ni a las bolitas. A menos que estén primando los poderes de siempre.

Existen compañeras y compañeros que salen a diario a jugarse por el otro de mil y unas formas en las barriadas como hacia Ramona. Por eso no podemos darnos el lujo de resignar el diseño de una comunicación política eficaz que muestre la diferencia de un Estado presente cuidando la vida, y dejemos, cual analogía biológica que el virus clave sus tentáculos en el núcleo mismo de la construcción de consenso.No nos quiero llorando en el futuro, por algo que se avecina hoy. “Larreta 2023” 

Andrea Fabiana Carrasco

(Visión Caleidoscopio)

https://consultoravisioncaleidoscopio.com/

Neoliberalismo 2019

http://politicaspublicas.flacso.org.ar/wp-content/uploads/2018/10/Flacso-Elites-y-captura-del-Estado.pdf

One thought on “LARRETA 2023

  • 20 mayo, 2020 at 3:02 am
    Permalink

    Tomo tu frase, Andre: “A menos que estén primando, los poderes de siempre”.
    Esto está muy claro, como también el objetivo que es la disminución del “gasto” que para esos poderes significamos los pobres, sobre todo los más débiles, enfermos crónicos y personas con discapacidad.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *