No seamos rebaño

Opinión. Redacción Ajo y Agua online.

Se generó un debate bastante fulero a raíz de la decisión del gobierno de la Provincia de Buenos Aires de crear el programa Acompañar, por el cuál se brindará un subsidio de $500 por día de internación a pacientes leves de Covid 19, en los centros de aislamiento que se dispusieron para aquellas personas que no cuentan con las herramientas económicas y sociales para cumplir con la cuarentena, ya sea por condiciones edilicias de hacinamiento o por cuestiones de ingresos para cubrir sus necesidades básicas elementales.

Sabemos, que el virus llegó al país por personas que tuvieron la posibilidad de viajar por el mundo, ya sea por negocios, por vacaciones o cualquier otra razón. El problema de la expansión de circulación del coronavirus tiene que ver con la fara de conciencia de esas mismas personas, las cuales teniendo la posibilidad de cumplir con un aislamiento estricto, no lo hicieron. Y un claro ejemplo de esto, fue el surfer que pudo atravesar toda la Argentina, y tuvo que ser custodiado en una de sus casas en la costa, este personaje jamás fue ultrajado ni violentado por personal policial, cómo si sucedió innumerables veces en diferentes barrios del conurbano de la provincia de Buenos Aires, o en otros barrios de otras de las provincias que integran nuestro país.

Tengamos en cuenta que, también existen aquellas personas que creen que lo que pasa en el mundo es una falsa pandemia, un plan global para insertar chips, para dominar a la población que ya se encuentra dominada, y entre los dominados nos incluimos, porque vivimos bajo un sistema mundial de dominación, en donde los poderosos tienen el control del mundo, a través de diferentes dispositivos sociales de control, y los dominados lo que tenemos, es nuestra voluntad de cambio y la lucha que hace que sigamos adelante frente a toda esa adversidad. Sin embargo, el virus existe, y la única herramienta para combatirlo hasta el momento es la cuarentena. No existe tratamiento eficaz y tampoco una vacuna, ni siquiera una que nos inserte un chip para controlarnos más de lo que ya estamos controlados.

Los anticuarentena, que van desde libertarios hasta nacionalistas con una fuerte dosis de fascismo, sirvieron para que muchos descreyeran de las medidas sanitarias, del virus en sí mismo y a eso se le sumó el colapso socioemocional de aquellos que no soportaban más el encierro, por cuestiones psíquicas, sociales o económicas.

Hoy, el plan del gobierno provincial, es acompañar a quienes no pueden cumplir con el aislamiento, pero también, en su rol de administrador del Estado, preservar la vida y la economía del conjunto de la población. Ya que el aumento desmesurado de contagios haría que rápidamente volvamos a una fase de aislamiento más estricto, frenando toda la economía, y perjudicando aún más la vida de todos los trabajadores y trabajadoras de la provincia. Por lo que, entregar un subsidio diario de $500, es un incentivo para que los centros de aislamiento sean ocupados, ya que muchos no quieren dejar su barrio, ni su hogar y con ello, la idea es controlar la circulación de las personas contagiadas.

Seguramente, esas personas pertenecerán a sectores sociales vulnerables, de escasos recursos, trabajadores y trabajadoras de cualquier barrio, y se están poniendo en contra de cuidar a un compatriota. No olviden que este virus no llegó al país por ellos. No seamos rebaños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *