WIFI PARA TODXS, INTERNET ES UN DERECHO

Falta de conectividad, virtualidad y desigualdad educativa.

Por Sandra Oviedo.

Desde hace varias décadas, se sabe que la falta de accesibilidad a las nuevas tecnologías aumenta la desigualdad social. Sin embargo, la pandemia agigantó este problema. La educación es un derecho y sin acceso a la virtualidad es imposible garantizarla.

Un estudio realizado por los movimientos sociales y la Universidad Popular de Barrios de Pie manifestó que el 44 por ciento de las personas encuestadas utiliza datos móviles para conectarse a internet y el 18 por ciento no cuenta con ningún tipo de conexión.

Con respecto a los dispositivos tecnológicos, el 66 por ciento de la muestra aclaró que solo cuenta con único dispositivo que se comparte con toda la casa. De esta manera, se ve como la brecha digital se vuelve un tipo de discriminación más, entre las otras tantas que existen en los sectores que menos tienen.

Entre otros datos, se pudo detectar que el principal medio de comunicación con la escuela fue el WhatsApp; y que el 63 por ciento de las personas del hogar que acompañan a los estudiantes, son las madres. Esto evidencia la feminización del cuidado.

Ante los resultados de la encuesta educativa elaborada en los territorios, hay que dar respuesta y proponer soluciones. Hoy, es necesario generar más recursos para brindar conectividad en los barrios populares. Una de las formas es mediante un impuesto hacia las grandes empresas prestadoras de servicios de internet y de telefonía.

Otra de las soluciones, es fortalecer a los acompañantes comunitarios y promotores educativos y ampliar el acceso a la educación con la articulación de los movimientos sociales con el sistema escolar.

En momentos en los que se debate mediáticamente “educación o salud”, vamos un poco más allá. Hay que asegurar la conectividad en toda la nación para que todxs puedan tener clases a distancia. Muchos países europeos entraron un una tercera o cuarta ola, mientras que Argentina está transitando la segunda.

El coronavirus afecta a toda la población mundial y esas desigualdades se manifiestan mucho más en los sectores populares, quienes también deberán llevar adelante su continuidad pedagógica a través de la virtualidad. Es indispensable prepararnos con políticas públicas que permitan reducir esa brecha que nos deja esta pandemia. Redistribuir y atender la crisis social. Las grandes empresas de telecomunicaciones deben realizar un aporte solidario que otorgue el servicio de wifi gratuito a la comunidad.

Sandra Oviedo

Sandra Oviedo es referente provincial de Somos Barrios de Pie y funcionaria del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de Buenos Aires.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo? MAS INFO

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close